PERSONERÍA JURÍDICA MATRÍCULA 32264
DPPJ Pcia. BUENOS AIRES
N° Registro de Entidad de Bien Público 433

E-Mail: secretaria@arbia.org.ar

El presidente Mauricio Macri viene perdiendo adherentes en forma progresiva, Por Raúl Kollmann.

http://www.arbia.org/imagenes/macri_8mar.jpg
Mauricio Macri llega hoy al Congreso Nacional en un momento en que las encuestas le marcan un grave deterioro. En ese diagnóstico coinciden todas las consultoras: el gobierno y el propio Macri perdieron aprobación, los que opinan mal son más que los que opinan bien y no hay expectativas económicas. Aresco, la encuestadora que lidera Federico Aurelio, registró en febrero una caída de ocho puntos en la imagen del primer mandatario, quedando por debajo del 40 por ciento de aceptación, contra un 57 por ciento que opina mal o muy mal. Cuando a los encuestados se les preguntó si están mejor o peor que antes, apenas el seis por ciento contestó que está mejor. Más de la mitad de los consultados sostuvo que no llega a fin de mes y casi todos los índices dan mal: inseguridad, inflación, empleo e, incluso, corrupción. El punto neurálgico de la caída de la administración Macri es la economía y, más en concreto, las altas tarifas, la pérdida del poder adquisitivo, la baja en las ventas, los despidos, pero el deterioro se produce además en momentos en que se disolvió el espíritu de luna de miel con el que llegó a la Casa Rosada. Cambiemos necesita resultados. Rápido.  

ARBIA INFORMA: ftp://ftp.lacorameco.com/01032017/ARBIA_INFORMATIVO_010317.mp3

El escenario de cara a las elecciones legislativas
Los pronósticos de los encuestadores

Federico Aurelio sostiene que “el cambio clave se dio en este mes de febrero. Macri perdió ocho puntos. Nosotros hasta ahora veíamos gran estabilidad en las mediciones con una evaluación equilibrada entre los argentinos que lo valoraban positivamente a Macri y los que lo valoraban negativamente. No se podía determinar con certeza en qué momento esta valoración positiva podía deteriorarse, pero siempre advertimos que eso iba a ocurrir si la sociedad no percibía hechos concretos de mejoría de su situación personal. Esta situación se modificó en el mes de febrero. El fallido acuerdo con el Correo Argentino, los errores en el cálculo de los haberes jubilatorios y el reconocimiento por parte del mismo gobierno de que no son infalibles y que cometen ‘errores’ golpeó la confianza de una parte de los argentinos que apoyaban al gobierno. De acuerdo a nuestra medición, la evaluación negativa de la gestión del gobierno llegó al 57 por ciento de los argentinos. El principal factor de la valoración negativa de la gestión de gobierno es la evaluación que hacen los argentinos sobre la situación económica del país y sobre su situación personal. Éstos hechos que sucedieron en febrero no son los principales responsables del malhumor social sino que fueron la excusa para manifestar la preocupación por la gestión de gobierno. Nos encontramos en un punto de inflexión para el gobierno: difícil que recupere la confianza generando solamente expectativas. El gobierno tiene el desafío de que en este 2017 la sociedad perciba la recuperación que se había prometido para el segundo semestre 2016”.

Manuel Mora y Araujo, de Ipsos Mora y Araujo, percibe una situación similar. “Sin duda lo ocurrido en febrero impactó. El gobierno de Macri está en un momento difícil. Más allá de las discusiones sobre los errores, las rectificaciones y demás, lo cierto es que las cosas no están saliendo bien y la situación no mejora con la rapidez con la que el gobierno esperaba. Por eso, está en un momento difícil y enfrenta el desafío de este año político-electoral en una situación menos cómoda de la que se anticipaba meses atrás”.

Eduardo Fidanza, de Poliarquía, no percibe un cuadro tan negativo. “El gobierno inicia el año parlamentario y electoral con luces y sombras. Entre los aspectos positivos puede mencionarse el éxito notorio del blanqueo, el descenso relativo de la inflación, el bajo nivel de conflictividad social y una tendencia a no presionar a periodistas y jueces. Puede haber casos en esta administración, pero no del modo sistemático en que lo hizo el kirchnerismo. Entre los aspectos negativos se destaca la propensión a los llamados errores no forzados, cierta vacilación a la hora de tomar decisiones y mantenerlas con convicción, la carencia de conducción y comunicación unificada en la política económica, entre otros. En este contexto, el tema del Correo y de las jubilaciones afectaron la imagen presidencial, aunque todavía es prematuro para saber si esa caída se profundizará o se revertirá”.

Hugo Haime, titular de Haime y Asociados, también percibe una caída fuerte en todos los índices de aprobación del Poder Ejecutivo. “La suma de acontecimientos negativos de febrero –incremento de tarifas, peajes, boleto de colectivo, más las idas y vueltas con el tema del Correo y el ajuste de las jubilaciones– impactaron fuertemente en la opinión pública. Es una situación similar a la de agosto 2016 cuando se anunció el incremento de tarifas de más del 500 por ciento. En ese momento también registramos una caída en la aprobación del gobierno, el que luego se recuperó. Pero ese era un tiempo de expectativas altas. Actualmente, al no registrarse mejoras en la situación actual del país ni en el bolsillo las expectativas, hay caída. Además, pocos son quienes creen que la inflación de 2017 vaya a estar cercana al 18 por ciento. Por el contrario, no la ven muy distinta a la de 2016 y también son pocos los que creen que los incrementos salariales deban ubicarse al mismo nivel que la inflación. En suma, una luna de miel que se ve interrumpida y que obliga al gobierno a mostrar mayores resultados en lo económico y laboral y además en evitar situaciones que impliquen conflicto de intereses entre grupos empresarios  y el Estado”.

“Todos los parámetros de nuestra última medición fueron muy negativos para el Gobierno –coincide Roberto Bacman, titular del Centro de Estudios de Opinión Pública (CEOP)–. Más de la mitad de los encuestados dijeron que lo del Correo fue un acto de corrupción y que Macri conocía el acuerdo. O sea que no lo tomaron como un simple error. A esto hay que sumarle que nosotros ya veíamos que cada vez crece más la cantidad de personas que se autodefinen como opositores y cada vez cae la cantidad que se considera oficialista. Todo eso se profundizó en febrero”. 

“El inicio del año político es el peor que recordemos desde el año 2003 –sostiene Artemio López, titular de Equis–. Ni Alfonsín, Menem o incluso De la Rúa tuvieron un balance tan desolador como Macri transcurrido un año.  Analizado en materia productiva todos los sectores –salvo el agropecuario más concentrado– están ya en crisis plena, el consumo en sus niveles mas bajos desde el año 2001, pobreza creciente y desempleo superando ya el 12 por ciento en los grandes conglomerados urbanos. Inflación y déficit duplicando los niveles recibidos y deterioro salarial promedio de 10 puntos analizando masa salarial, formal e informal. Como contrapartida un endeudamiento récord que en un solo año representó el 10 por ciento del PBI. En este contexto el caso Correo agrega un escándalo más. Yo diría que se instala ‘roban pero no hacen’, porque es un contexto de deterioro social galopante”.

“No dudo de que el cuadro de situación para el gobierno es complicado –sostiene Analía del Franco, de Analía Del Franco Consultores–. El descenso del nivel de aprobación del gobierno nacional y del Presidente –si bien de manera leve– se observa desde el mes de julio de 2016. Pero la situación más complicada se ha dado en los últimos 15 días, el descenso en su nivel de aprobación fue más pronunciado, siete puntos menos que en diciembre. Los desencadenantes de estos días son varios además de los más notorios como el caso del Correo Argentino y el descuento a jubilados. La segunda quincena de febrero ha sido siempre crítica para los gobiernos –y esta no es una excepción– el fin de las vacaciones y las compras escolares, son determinantes. Este año, además, con una CGT activa y en posición de demanda”.

“En el último mes –explica Ignacio Ramírez, director de Ibarómetro– se produjo un desplazamiento del centro del debate político de la Argentina: dejó de ser la herencia kirchnerista y pasó a ser el ‘desempeño macrista’. Hasta ahora, la imagen del Gobierno se sostenía en la eficaz reconstrucción comunicacional de la herencia, cierta dosis de expectativas en relación al futuro y, sobre todo, una extendida percepción de ‘intenciones positivas’ que se le atribuía al Gobierno de Macri y que protegía una suerte de ‘salud moral’ en su imagen. Este esquema, exitoso el año pasado, entró en crisis y por ello en las últimas semanas se observó la caída de imagen del gobierno más importante desde el inicio del actual ciclo político. Hoy, el estado anímico de la opinión pública muestra signos agudizados de incertidumbre y preocupación”.

Ramírez redondea: “el gobierno de Macri inicia el año político en situación problemática, está bajando la popularidad y disminuyen las expectativas de recuperación económica. Nuestra medición nacional de febrero indicó que solamente un 27 por ciento de la población de todo el país cree que se saldrá de la recesión en los próximos meses. Se desvaneció el plan que tenía el gobierno el año pasado, que se apoyaba sobre la promesa de una recuperación en el segundo semestre, lo que les daría envión para la campaña electoral. Ahora tendrán que seguir en la línea de comparar el presente con el pasado y de aprovechar las oportunidades que le brinde el Poder Judicial para desprestigiar al peronismo/kirchnerismo. Todo indica que marzo será un mes de manifestaciones antioficialistas que van a complejizar, aún más, el escenario sociopolítico. Hay que agregar que también llueven críticas de aquellos sectores económicos y de comunicación que han apostado fuertemente por esta administración. A esta altura es una obviedad que lo de la deuda del Correo estuvo mal manejado. El 66 por ciento de la población nacional, en nuestra encuesta de febrero, calificó de este modo el problema del Correo y su vinculación con la familia del Presidente”.

“El amor es eterno mientras dura –sentencia Fernando Zack, director de Analogías–. Durante el último trimestre de 2016 pudo observarse con claridad que el encantamiento de la luna de miel con Mauricio Macri comenzó a deteriorarse. A partir de octubre pasado, la imagen positiva del gobierno y de Macri comenzaron a caer lenta pero sistemáticamente. Tal es así que las últimas mediciones comienzan a mostrar que la imagen negativa del Presidente supera ampliamente a la positiva. En este contexto, sale a la luz el acuerdo con el Correo que profundizó el malestar social con el Gobierno ante una crisis que involucra directamente al Presidente, que arroja sospechas sobre su honestidad y, en consecuencia, golpea directamente en uno de los ejes sobre los que Cambiemos construyó su legitimidad social. Este acontecimiento puede significar un punto de inflexión en los apoyos colectados por el oficialismo ya que el acuerdo es rechazado también por los propios votantes de Cambiemos. 2017 no parece ser un año en el que vaya a haber grandes novedades en el plano económico. El Presidente y su coalición política deben tener presentes que la combinación de deterioro económico y corrupción puede ser letal para cualquier Gobierno”. 

Volver

01/03/2017 (2648)        compartir en facebook compartir en twitter compartir en G+ compartir en Whatsapp



Recomendados



http://www.arbia.org.ar/imagenes/1350x115.jpg